“El cerebro necesita emocionarse para aprender”, explica José Ramón Gamo, neuropsicólogo infantil y director del Máster en Neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos. Han aparecido diferentes corrientes que quieren transformar el modelo educativo y una de ellas es la neurodidáctica. No es una metodología, sino un conjunto de conocimientos que está aportando la investigación científica en el campo de la neurociencia y su relación con los procesos de aprendizaje.

images

Basándose en diferentes investigaciones científicas y en las suyas propias, concluyeron que para la adquisición de información novedosa el cerebro tiende a procesar los datos desde el hemisferio derecho -más relacionado con la intuición, la creatividad y las imágenes-. “En esos casos el procesamiento lingüístico no es el protagonista, lo que quiere decir que la charla no funciona. Los gestos faciales, corporales y el contexto desempeñan un papel muy importante. Por ello, la neurodidáctica propone un cambio en la metodología de enseñanza para sustituir las clases magistrales por soportes visuales como mapas conceptuales o vídeos con diferentes apoyos informativos como gráficos interactivos que requieran la participación del alumno. Otra de las apuestas es el trabajo colaborativo. “El cerebro es un órgano social que aprende haciendo cosas con otras personas”, añade.

“Mi método respeta el proceso por el que el cerebro aprende: primero va la motivación, luego la atención y por último la memoria. “

Para que el aprendizaje tenga éxito, necesitamos que el alumno esté motivado y para que éste esté motivado, necesitamos que se emocione. Forés (2012) señala que, si queremos aprender, nos tenemos que emocionar. La educación emocional, pretende dar respuesta a las necesidades sociales de los estudiantes y lograr, a través del proceso educativo, mejores resultados. Sin embargo, antes de entrar a analizar las ventajas de la educación emocional, deberíamos analizar qué es una emoción y cómo sucede.

Según Bisquerra (2003: 12), una emoción se produce de la siguiente forma:

1) Unas informaciones sensoriales llegan a los centros emocionales del cerebro.
2) Esto genera una respuesta neurofisiológica.
3) El neo córtex interpreta la información.

Conocer el funcionamiento del cerebro puede ser la clave para entender cómo se produce el aprendizaje sin dejar de tener en cuenta los factores estimulantes y limitantes propios y del entorno. Este conocimiento puede orientar al docente para desarrollar estrategias que permitan recuperar los intereses de los estudiantes generando novedad, sorpresa y atractivo por las temáticas planteadas y por ende motivación para trabajar los contenidos.

Para finalizar transcribo lo expresado por Carolina Frigerio:“En relación con este mecanismo, en general hay bastante acuerdo en considerar que una emoción es un estado complejo del organismo caracterizado por una excitación o perturbación que predispone a una respuesta organizada. Las emociones se generan como respuesta a un acontecimiento externo o interno.” Gran parte de lo que el cerebro realiza cuando se produce una emoción sucede independientemente del conocimiento consciente; se realiza de forma automática. Como describe C. Frigerio “El “Cerebro Emocional” o Sistema Límbico está formado por estructuras que se relacionan con

“Utilicemos la sorpresa, la imaginación, la creatividad, el asombro, el carisma, la tranquilidad, confianza, seguridad, y los alumnos se podrán sumergir en este maravilloso mundo del aprendizaje, explorándolo con sus propias manos, cuerpo y capacidades, manipulándolo, transformándolo y así, disfrutando de este importante proceso de aprender”.

Bibliografía

Bisquerra Alzina, R. (2003). “Educación emocional y competencias básicas para la vida”. Revista de investigación educativa, Vol. 21, número 1, pp. 7 – 43. Recuperado el 10 de noviembre de 2015 de http://revistas.um.es/rie/article/viewFile/99071/94661

Forés Miravalles, A. (2012). “E-mociones. Sin emoción no hay educación”. En J. Hernández, M. Pennesi, D. Sobrino y A. Vázquez. (Coord.) Tendencias emergentes en educación con TIC (pp.51-66). Barcelona: Asociación Espiral, Educación y Tecnología.

Frigerio Carolina. “Aprendizaje y Emoción” Monografía Curso de Capacitación Docente en Neurociencias de Asociación Educar.

Krashen, S. D. y Terrel, T. D. (1983). The Natural Approach: Language Acquisition in the Classroom. Oxford: Pergamon.

Anuncios