Latest Entries »

Emoción para Aprender

“El cerebro necesita emocionarse para aprender”, explica José Ramón Gamo, neuropsicólogo infantil y director del Máster en Neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos. Han aparecido diferentes corrientes que quieren transformar el modelo educativo y una de ellas es la neurodidáctica. No es una metodología, sino un conjunto de conocimientos que está aportando la investigación científica en el campo de la neurociencia y su relación con los procesos de aprendizaje.

images

Basándose en diferentes investigaciones científicas y en las suyas propias, concluyeron que para la adquisición de información novedosa el cerebro tiende a procesar los datos desde el hemisferio derecho -más relacionado con la intuición, la creatividad y las imágenes-. “En esos casos el procesamiento lingüístico no es el protagonista, lo que quiere decir que la charla no funciona. Los gestos faciales, corporales y el contexto desempeñan un papel muy importante. Por ello, la neurodidáctica propone un cambio en la metodología de enseñanza para sustituir las clases magistrales por soportes visuales como mapas conceptuales o vídeos con diferentes apoyos informativos como gráficos interactivos que requieran la participación del alumno. Otra de las apuestas es el trabajo colaborativo. “El cerebro es un órgano social que aprende haciendo cosas con otras personas”, añade.

“Mi método respeta el proceso por el que el cerebro aprende: primero va la motivación, luego la atención y por último la memoria. “

Para que el aprendizaje tenga éxito, necesitamos que el alumno esté motivado y para que éste esté motivado, necesitamos que se emocione. Forés (2012) señala que, si queremos aprender, nos tenemos que emocionar. La educación emocional, pretende dar respuesta a las necesidades sociales de los estudiantes y lograr, a través del proceso educativo, mejores resultados. Sin embargo, antes de entrar a analizar las ventajas de la educación emocional, deberíamos analizar qué es una emoción y cómo sucede.

Según Bisquerra (2003: 12), una emoción se produce de la siguiente forma:

1) Unas informaciones sensoriales llegan a los centros emocionales del cerebro.
2) Esto genera una respuesta neurofisiológica.
3) El neo córtex interpreta la información.

Conocer el funcionamiento del cerebro puede ser la clave para entender cómo se produce el aprendizaje sin dejar de tener en cuenta los factores estimulantes y limitantes propios y del entorno. Este conocimiento puede orientar al docente para desarrollar estrategias que permitan recuperar los intereses de los estudiantes generando novedad, sorpresa y atractivo por las temáticas planteadas y por ende motivación para trabajar los contenidos.

Para finalizar transcribo lo expresado por Carolina Frigerio:“En relación con este mecanismo, en general hay bastante acuerdo en considerar que una emoción es un estado complejo del organismo caracterizado por una excitación o perturbación que predispone a una respuesta organizada. Las emociones se generan como respuesta a un acontecimiento externo o interno.” Gran parte de lo que el cerebro realiza cuando se produce una emoción sucede independientemente del conocimiento consciente; se realiza de forma automática. Como describe C. Frigerio “El “Cerebro Emocional” o Sistema Límbico está formado por estructuras que se relacionan con

“Utilicemos la sorpresa, la imaginación, la creatividad, el asombro, el carisma, la tranquilidad, confianza, seguridad, y los alumnos se podrán sumergir en este maravilloso mundo del aprendizaje, explorándolo con sus propias manos, cuerpo y capacidades, manipulándolo, transformándolo y así, disfrutando de este importante proceso de aprender”.

Bibliografía

Bisquerra Alzina, R. (2003). “Educación emocional y competencias básicas para la vida”. Revista de investigación educativa, Vol. 21, número 1, pp. 7 – 43. Recuperado el 10 de noviembre de 2015 de http://revistas.um.es/rie/article/viewFile/99071/94661

Forés Miravalles, A. (2012). “E-mociones. Sin emoción no hay educación”. En J. Hernández, M. Pennesi, D. Sobrino y A. Vázquez. (Coord.) Tendencias emergentes en educación con TIC (pp.51-66). Barcelona: Asociación Espiral, Educación y Tecnología.

Frigerio Carolina. “Aprendizaje y Emoción” Monografía Curso de Capacitación Docente en Neurociencias de Asociación Educar.

Krashen, S. D. y Terrel, T. D. (1983). The Natural Approach: Language Acquisition in the Classroom. Oxford: Pergamon.

Anuncios

12063732_10153723875549861_3459387770460007296_n

Dopo una fine arriva un inizio.. Saluto con gioia la fine di un anno che ha segnato indelebilmente la mia vita, sono crollati sogni e speranze ed ho perso l’amore più grande. Aboutgarden non è un blog personale ma in questi mesi mi è stato difficile nascondere il dolore, chi mi segue anche sui social […]

a través de Buon inizio — aboutgarden

Se denomina psicología humanista a una corriente dentro de la psicología, que nace como parte de un movimiento cultural más general surgido en Estados Unidos en la década de los sesenta del siglo XX y que involucra planteamientos en ámbitos como la política, las artes y el movimiento social denominado Contracultura.

La psicología humanista es una escuela que pone de relieve la experiencia no verbal y los estados alterados de conciencia como medio de realizar nuestro pleno potencial humano.

Surgió como reacción al conductismo y al psicoanálisis, dos teorías con planteamientos opuestos en muchos sentidos, pero que predominaban en ese momento; hay que aclarar que contrario al conductismo (de pensamiento reduccionista y limitado) el psicoanálisis se fundamenta en la filosofía humanista y desde siempre ha pretendido que la persona sea responsable de sí misma y de su devenir, por tanto ésta última ha dado muchos aportes al desarrollo de la psicología humanista que hoy se conoce. Pretende la consideración global de la persona y la acentuación en sus aspectos existenciales (la libertad, el conocimiento, la responsabilidad, la historicidad), criticando a una psicología que, hasta entonces, se había inscrito exclusivamente como una ciencia natural, intentando reducir al ser humano a variables cuantificables (conductismo), o que, en el caso del psicoanálisis, se había centrado en los aspectos negativos y patológicos de las personas (la enfermedad humana).

Por esto, uno de los teóricos humanistas más importantes de la época, Abraham Maslow, quien incursionó en el psicoanálisis, denominó a este movimiento La Tercera Fuerza, para mostrar lo que se proponía con esta corriente: integrar las formas (aparentemente opuestas) en que se expresaba el quehacer psicológico de la época (conductismo y psicoanálisis).

 

 

Antecedentes

El pensamiento que influyó en el surgimiento de esta corriente es muy amplio y podría resumirse como el que generaron todos aquellos que se han resistido a reducir a la psicología y el estudio de los seres humanos a una mera ciencia natural. Sin embargo, se pueden sistematizar sus influencias en varios grupos principales:

 

 

 

 

 

Planteamientos fundamentales en la psicología

Dentro de ésta corriente los enfoques teóricos y terapéuticos son tan diversos que no es posible plantear un modelo teórico único. Lo que sí se puede extrapolar de estas diversas teorías y enfoques es una serie de principios y énfasis (Kalawski, citado por Bagladi):

  1. Énfasis en lo único y personal de la naturaleza humana: el ser humano es considerado único e irrepetible. Tenemos la tarea de desarrollar eso único y especial que somos, así, ámbitos como el juego y la creatividad son considerados fundamentales.
  2. Confianza en la naturaleza y búsqueda de lo natural: el ser humano es de naturaleza intrínsecamente buena y con tendencia innata a la autorrealización. La naturaleza, de la que este ser humano forma parte, expresa una sabiduría mayor. Por lo tanto, como seres humanos debemos confiar en la forma en que las cosas ocurren, evitando controlarnos o controlar nuestro entorno.
  3. Concepto de conciencia ampliado: la conciencia que tenemos de nosotros mismos y la forma en que nos identificamos con nuestro yo o ego, es uno de los varios estados y niveles de conciencia a los que podemos llegar, pero no es el único.
  4. Trascendencia del Ego y direccionamiento hacia la Totalidad que somos: la tendencia en el curso de nuestra autorrealización es ir alcanzando cada vez niveles de conciencia más evolucionados, que se caracterizan por ser cada vez más integradores de partes de nosotros mismos y de nuestra relación con el resto, y con la totalidad.
  5. Superación de la escisión mente/cuerpo: la psicología humanista parte desde un reconocimiento del cuerpo como una fuente válida de mensajes acerca de lo que somos, hacemos y sentimos, así como medio de expresión de nuestras intenciones y pensamientos. Funcionamos como un organismo total, en que mente y cuerpo son distinciones hechas sólo para facilitar la comprensión teórica.
  6. Reequilibrio entre polaridades y revalorización de lo emocional: la cultura occidental ha tendido a valorar lo racional sobre lo emocional, la acción frente a la contemplación, etc. Esto produce un desequilibrio en nuestro organismo, ya que desconoce aspectos valiosos de nosotros mismos o los subestima, relegándolos al control de otros. El cultivo de lo emocional, lo intuitivo, lo contemplativo, por parte de la psicología humanista, es un intento por restablecer ese equilibrio.
  7. Valoración de una comunicación que implique el reconocimiento del otro en cuanto tal: dejar de reconocer a los demás como objetos o medios para alcanzar nuestros propósitos personales es uno de los énfasis principales de esta corriente. Esta forma restringida de relacionarse con los demás se transforma en una barrera comunicacional entre los seres humanos, ya que nos concentramos en sólo una parte del otro (la que nos es útil, por ejemplo), y dejamos de verlo como un ser total, impidiendo una comunicación plena.

Críticas

El principal cuestionamiento que se le ha hecho a las aproximaciones psicológicas de esta corriente es su falta de rigor teórico. Esto es motivado principalmente por la crítica a los modelos académicos de adquisición del conocimiento, los psicólogos humanistas privilegiaron la experiencia directa y el aprendizaje vivencial en sus centros de formación.

La crítica que la psicología humanista hizo a la psicología de la época, en cuanto a un centramiento excesivo en la naturaleza racional humana, redundó, a la larga, en el desarrollo escaso de teoría o teorías muy vagamente fundamentadas.

Actualmente existe conciencia de esta crítica por parte de los psicólogos que se consideran humanistas, por lo que muchos han iniciado un proceso de búsqueda de fundamentos teóricos más profundos, principalmente epistemológicos, a su labor.

 

Vertientes teórico-prácticas y temas usualmente ubicados dentro del humanismo:

Autores que han aportado a la psicología humanista:

 

Corrientes y temas relacionados:

 Image

Creciendo Bien

En busca del mayor potencial.-

Blog de Luis Miguel Manene

Soy ingeniero industrial superior ya jubilado con intención de aplicar mi lema "La Comunicacón cataliza el Conocimiento creando Competitividad".

Material para Docentes

Formación continua

aboutgarden

event, garden, craft and pleasure

Alegriadevivir's Blog

Guia, Consejos, Herramientas, Ayuda para una vida mas Alegre

Psicología del Bienestar

Just another WordPress.com site

Sin Fronteras

Sé tú sin fronteras

ALMA. El Blog de Pilar Solana.

Ayuda Psicológica Online

Catoliscopio.com

Página Católica Juvenil

ContemplAcciones del Evangelio

Contemplaciones del Evangelio de cada Domingo en medio de la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: